Respuesta del periodista Gabriel Pereyra al Círculo Militar

 Respuesta del periodista Gabriel Pereyra al Círculo Militar



De un periodista maleducado al Círculo Militar: CONSIDERANDO: que el CM afirma que desconozco la profesión militar y se agravia porque consideré cobarde que el jefe del Ejército desconociera la existencia de desaparecidos.
El maleducado resuelve:
1 Solicitarle al CM que reconsidere si la profesión militar incluye haber gobernado a sangre y fuego entre 1973 y 1985.
2 Sugerirle que estudie el ideario artiguista especialmente en lo referido a la clemencia para los vencidos.
3. Incorporar en los estudios castrenses que una guerra no se libra contra niños
4 Reflexionar qué calificativo le cabe a un ejército que no entrega el cadáver de sus adversarios.
5 Agradecer que de todos los violadores de DDHH que hubo en sus filas sólo 10 fueron presos
6 No amparar más en sus filas a los cobardes que, como el actual jefe, desconoce la existencia de los desaparecidos.
7 Aceptar que por más que el Ejército tenga como 200 coroneles, la institución solo será plenamente respetada por el pueblo cuando la decencia sea general

SE PERDIÓ LA BRÚJULA

 SE PERDIÓ LA BRÚJULA



Florencio Sánchez, dramaturgo,periodista y rebelde compatriota escribió una genial obra de teatro en 1905 titulada "Barranca Abajo", drama que narra el espiral decadente de una familia adinerada con un desenlace fatal.
Hoy la sociedad uruguaya asiste, entre sorprendida y asustada, a un manejo cada vez más incontrolable de la covipandemia, con un gobierno empecinado en favorecer a los ricos descargando sobre el empobrecido pueblo los costos y la responsabilidad del desbarrancamiento del sistema de salud junto a la pérdida, cercana ya a un centenar de vidas diarias.
Con bombos y platillos el Ministro de Defensa anunciaba el año pasado el costoso despliegue militar a lo largo de la frontera, como jugando a los soldaditos, mientras irresponsablemente frontera y free shops continuaron abiertos como así también los aeropuertos para el ingreso de aeronaves particulares.
Se le pide al pueblo que se encierre, como si no tuviera que salir a buscar la diaria, pero no se dan los recursos para que se quede en su casa.
Sólo el movimiento popular organizado encaró desde abajo sin más recursos que apelar a la solidaridad de los trabajadores, la creación de ollas populares que ya comienzan a sentir los efectos de sus menguadas fuerzas.
No han faltado tampoco los ambiciosos oportunistas de "izquierda" pretendiendo marcar perfil personal con declaraciones insensata y con viso facistoide, esperanzados como caranchos en rescatar votitos para las elecciones nacionales.
Han perdido el norte; llamar a toque de queda es más palo para el pueblo y acorrala aún más a los que buscan en la calle rescatar algún mango para para parar la olla o algo sólido para la boca.
Las posibles soluciones están a la mano, lo que falta es voluntad política, lo que sobra es demagogia en la derecha gobernante y desconcierto más algunas voces oportunistas en la oposición.
El movimiento popular despegándose de la burocracia política debe, a nuestro entender, proponer y exigir una plataforma básica que incluya:
_ Renta básica decorosa.
_ Regular los precios de una canasta de alimentos y artículos de primera necesidad.
_Exoneración del pago de alquiler, luz, agua e internet a quienes lo ameriten.
Financiar éstas y otras medidas que puedan considerarse necesarias con:
_ Impuestos a las grandes empresas nacionales o extranjeras, ya sean industriales, financieras o de agronegocios.
_ Impuestos a los depósitos en el extranjero.
_ Detener el pago de la deuda externa como forma de achicar el déficit fiscal, declarando al Uruguay en ESTADO DE EMERGENCIA.
_ NO al TOQUE DE QUEDA.
MIRAR AL URUGUAY CON LOS OJOS DE LOS DE ABAJO."
ESTEBAN PÉREZ

¡A R T I G A S C A R A J O!

 ¡A R T I G A S   C A R A J O!



¡Triste destino el del pueblo de la Banda Oriental!

Entre otros postulados el movimiento revolucionario libertario y social nacido desde el pie y encarnado en la figura de Don José tenía, entre otros postulados, “que los más infelices sean los más privilegiados”.

Ésta, su visión social y federal, fue traicionada por dos de sus más altos allegados: Rivera y Lavalleja y hasta el presente nuestro pueblo aún padece los efectos de dichas traiciones: los partidos que fundaron representan hoy la clase social que explota al pueblo uruguayo y se llena de privilegios utilizando la gestión del Estado.

De aquella milicia de indígenas, negros y gauchos pobres sólo queda la ilusión de lo que pudo haber sido; lo sustituyeron por un ejército que ha actuado históricamente como brazo armado de la oligarquía, verdugo de su propio pueblo sin que hasta ahora insinúe siquiera alguna intención de volver a sus raíces históricas, sino que más bien continúa de amoríos con los ricos. Coherentes con esta línea, sus representantes parlamentarios se han aliado con la burguesía nacional casada con intereses extranjeros.

El 1% más rico del país tiene en sus manos el poder y el gobierno que lo representa.

Repasemos algunas “cositas” que han sucedido en el primer año del gobierno “sandía” (porque al decir de la Reina de la Teja “es blanco y colorado por dentro y por fuera verdecito”). En diciembre del 2020 el Poder Ejecutivo dicta un decreto “perdonando” el pago de casi 2 millones de dólares en aportes a los dueños de los grandes medios de comunicación, los que paradójicamente, facturan un promedio anual de la nada despreciable cifra de 180 millones de dólares.

No nos vamos a detener en las exoneraciones a la empresa de Alfie o al Club de Golf de La Tahona, o en los carísimos almuerzos, pero sí queremos hacer hincapié en los 6.000 millones de dólares en cuentas extranjeras que tiene ese 1% más rico que hoy nos gobierna.

Sin que se les mueva un pelo, a cara de perro, aplican un recorte sobre las espaldas del pueblo de 600 millones de dólares.

Ese ahorrito genera, junto con la rebaja salarial de aproximadamente un 6%, 120.000 nuevos pobres que se suman al núcleo duro de la pobreza. Más de 200.000 familias han quedado sin trabajo y muchas más sobreviven como pueden en la informalidad. El 82 % de los hogares de bajos recursos no terminan el bachillerato al tiempo que recortan 10.000  becas del programa  Uruguay Estudia; y hay muchas más noticias para este boletín, pero para muestra basta un botón…

La pandemia aporta lo suyo, necio es negarlo, pero también lo es el no querer visualizar la utilización de la misma como excusa para exprimir al pueblo; al mismo tiempo que se exonera a los más ricos y se niega un subsidio a la población que carga en sus penurias diarias el peso de la crisis, no se le toca el bolsillo a los que más tienen cuándo deberían ser éstos los que solventaran las necesidades populares, sólo con una pequeña parte de lo mucho que desde siempre han sangrado al pueblo trabajador.

La Patria, nos dijeron, es la de Artigas: nos siguen mintiendo; es la de los dueños de la tierra y el capital. La Patria, la de los más infelices, urge encontrarla, construirla…


ESTEBAN PÉREZ


Mercenarios por Jorge Zabalza

 Mercenarios



por Jorge Zabalza

Publicado hoy jueves 18 marzo 2021 en VOCES.


Es producto del intercambio de ideas en la "Coordinadora Oeste contra toda la LUC" y en la Mesa de Radio Activa. No existe mejor inspiración que los colectivos de compañeres. 

 

En memoria de Raúl Sendic (1925-16 de marzo-2021)

 

Estado, orden jurídico y poder político…diferentes términos que se usan en ciencia política y filosofía del derecho, pero que, en realidad, describen el mismo fenómeno: el dominio de una clase social sobre las otras. Una clase que coacciona y reprime, en diferentes formas, a miles de familias confinadas en los campos de concentración de la periferia urbana; una clase que, para multiplicar su capital, impone su ley y su orden a las centenas de miles que ven esfumarse el poder adquisitivo de sus ingresos. Lo brutal de esa forma de vida vuelve muy necesaria la lucha para ponerle fin, es el fondo ideológico de cada conflicto concreto, la urgencia por liberarse del espanto.

La clase dominante, que no se ensucia las manos trabajando, tampoco quiere ensuciarlas con la violencia institucional y paga mercenarios para que repriman y coaccionen en su nombre. Les pagan para que disparen “munición no letal” (¡vaya eufemismo!) a manifestaciones pacíficas, al estilo carabineros de Chile. Para que fabriquen “falsos positivos” todos los días, imitando a vuestros colegas colombianos. Para que desalojen familias que no tienen otra salida que ocupar terrenos para vivir en casillas miserables. Son la fuerza de tareas de los dueños de todo. En la disyuntiva “con el pueblo o contra el pueblo”, se colocan fuera de la ley natural, esa que garantiza el derecho a la rebelión contra las tiranías, inclusive la del capital.

Si quieren ser abrazados por el movimiento popular, los mercenarios deberán pronunciarse por Verdad y Justicia y repudiar explícitamente los crímenes y los criminales de terrorismo de Estado. Deberán asumir el compromiso de aportar información sobre los desaparecidos, asesinados y torturados por la policía entre 1969 y 1985. Es más, le deben al pueblo explicaciones sobre los asesinatos en “democracia” de Guillermo Machado (1989), Fernando Morroni y Roberto Facal en Jacinto Vera (1994). Si quieren pertenecer al pueblo deberán saldar la deuda moral que contrajeron al ser miembros del aparato represivo. En definitiva, deben definirse de qué lado están.

No parece que la mejor ayuda haya sido consentirlos como a niños mimosos y facilitarles gratuitamente el orgullo de integrar el PITCNT, donde participan los trabajadores que ustedes reprimen. Al no exigirles respuestas trascendentales, el movimiento sindical se hizo eco de la aventura ideológica de “blanqueo” de la policía, del olvido y perdón a su participación en el terrorismo de Estado (1968-1985). Los mismos cánticos de sirena que se entonaron en febrero de 1973 y, atenuados, sonaron luego de la Masacre de Jacinto Vera (1994).

Un buen comienzo para ese necesario proceso de definiciones ha sido la suspensión del sindicato policial por la Mesa Representativa. El escándalo que se armó en el mundillo partidario y los medios de comunicación está obligando a tomar posición. Todas y todos, uniformados o sin uniforme, sienten necesidad de pensar sobre el rol de la policía en una sociedad de clases.

Los mercenarios tienen todo el derecho del mundo a organizarse en sindicatos para acordar con el Estado mejores salarios y condiciones de “trabajo”. Hasta pueden formar sus propias centrales amarillas con soldados y bomberos. En cambio, los sindicatos clasistas no tienen por qué convivir con el brazo armado de la clase dominante. La Convención fue creada en los ’60 para luchar por un mundo sin explotados ni explotadores y…¡¡¡sin Estado!!! Para integrar las filas del PITCNT, los mercenarios deben definir el lado del que están.

Obedecer sin pensar es la consigna de los mercenarios. No parece que posean condiciones para cuestionarse por sí solos las implicancias de asumir el papel de represor en la sociedad de clases. Por el contrario, lo más probable es que, por inercia, comodidad o pereza, continúen haciendo lo que siempre hicieron, saben hacer y volverán a hacerlo. La disciplina de los mercenarios es con sus mandos, no responden al movimiento obrero organizado en la Convención. Hasta es posible que operen como una quinta columna que espía y pasa información en democracia.

La historia muestra que las situaciones traumáticas, sin salida, estimulan las neuronas de los mercenarios… ¿será preciso encerrarlos con un corral de pueblo indignado e insumiso, movilizado, pacíficamente o no, que les exija apuntar las armas hacia la cumbre de la pirámide? La compulsión popular organizada parece ser el único modo de aclarar el entendimiento de los mercenarios. La presión desde abajo los ayuda a cobrar consciencia y a librarse de la sodomía a que se dejan someter cada día.

La creación de la CNT fue enriquecida con el modo de pensar del inolvidable Héctor Rodríguez. Sostenía que la unidad del movimiento obrero permitiría superar las formas de lucha por centro o por rama de trabajo. Avanzar como un todo y no en parcialidades separadas. Sentía que la unidad era estratégica para luchar por la transformación revolucionaria de la sociedad de clases, que iba más allá, mucho más allá, de las pequeñas batallitas. Culminar el plan de lucha en una huelga general por tiempo indeterminado, decía Héctor, es la forma de cuestionar la dominación de los dueños del Uruguay.

Es el legado que se recibe de la Tendencia Sindical de los ’60, el que, con diferencias de enfoque, pero con el acuerdo en la intención revolucionaria, reanimaron los sectores que propiciaron la suspensión de la quinta columna mercenaria. La tendencia combativa, liderada por Héctor, León Duarte, Eduardo Gallo y otros grandes dirigentes, debió hacer frente a otra corriente de pensamiento, la que postulaba eludir la confrontación directa y global con patronales y gobierno, para encontrar una “salida política” a la grave situación creada por el pachecato. El propósito era salir del conflicto de clases mediante un pacto social y político.

En las elecciones de 1971, la gambeta ideológica a la inevitable confrontación se tradujo como opción por la lucha parlamentaria para los cambios, estrategia que puso un freno al período de ascenso de la lucha popular que se había iniciado en 1968 y que, sin dudas, impulsó el levantamiento antes de tiempo de la Huelga General de 1973. Al parecer, sus herederos siguen apostando al parlamentarismo y a desincentivar el espíritu rebelde y combativo, seguros de que la conciliación con el capital es la alternativa.

Jorge Zabalza

Familiares de éstos somos todos

Familiares de éstos somos todos


Acá podés ver algunos de los hombres y mujeres, bebés y embarazadas que las #MadresDePlazaDeMayo buscaban desesperadas, temiendo que tengan frío, como toda madre. Los encontramos así. A otros los encontramos en el río, les gustaba tirarlos de aviones dormidos o despiertos. Encontramos 1 niño de 11 años, violado, empalado y tirado al río. Lo violaron frente a su madre a quién también encontramos en el río y también violaron frente a su hijo. A las mujeres las violaban varias veces al día, a veces en grupo de milicos, luego les hacían limpiar el enchastre. Les pasaban electricidad por los pechos y la vagina. Se reían. Se mataban de risa. A los hombres les metían la cabeza bajo el agua pero los despabilaban si se desmayaban, para continuar con la tortura. A las embarazadas les sacaron sus bebés y los criaron como propios. Sí: los llevaban al colegio y los tapaban por la noche. A otros nunca los encontramos, y a otros los volvieron a desaparecer como a Julio Lopez a quién seguiremos buscando. Como este pozo, hay decenas de pozos en todo el país. Nunca se arrepintieron y nunca dijeron ni siquiera dónde estaban los cuerpos, ni quiénes son los niños robados. ¿Por qué los secuestraban? Por sus ideas políticas, por expresarse contra el liberalismo, por ser sindicalista, poeta, medio loco, tener pelo largo, por hippie, por militante, por aparecer en una agenda, por capricho, etc. ¿Para qué? Para favorecer a los empresarios y el establishment sin ningún tipo de oposición. No son demonios. Los demonios son de cuentos. Esto no es un cuento. Es la historia Argentina que no nos cansaremos de contar para que no se repita. #Nuncamás

Volver a nacer hace 36 años

 Volver a nacer hace 36 años


Les dejo esta crónica que antecede a la anterior y luego prometo hablar del presente, de este presente tan complejo que requiere, sobre todas a las cosas, estar bien parado. Los desafíos son cada vez mayores y conviene repasar otros instantes esperanzadores y cargados de expectativas.
¡Salud!
Marzo: sábado 9 y domingo 10
Qué movida esos últimos días me acuerdo de la última visita con mi familia en el locutorio porque fue allí que me enteré de que el Parlamento había aprobado la Ley de Pacificación Nacional el día antes que dicho en criollo era una amnistía con ciertas restricciones y me acuerdo que cayó un chaparrón repentino cuando nos traían de retorno al celdario y yo no podía creer que nunca más tuviera que usar esos auriculares de mierda para hablar con mis seres queridos y me acuerdo que cuando estaba entrando a la celda el cabo de guardia me dijo No se saque el mameluco que tiene visita Pero de la visita vengo le dije y el milico que insiste Esta es otra ya verá y qué lo parió tenía razón el tipo no va y al ratito nomás se abre nuevamente mi celda y aparece el mismísimo Ministro de Defensa que puso Sanguinetti y me saluda todo campechano el viejo Buenos días y yo le dije Buenas y el me dice Quiero advertirle que en estos momentos el Presidente está estampando su firma con el fin de aprobar la ley que anoche se votó en el Parlamento así pues en pocos días luego de algunos trámites administrativos usted volverá a la calle ¿se siente pronto? y yo le contesté Creo que sí me acuerdo clarito Después de aguantar todo esto me siento en condiciones de soportar cualquier cosa señor le dije y el ministro me miró como si estuviera intentando memorizar mis palabras luego cabeceó de arriba a abajo y no va y me dice Que tenga usted un buen día y se fue acompañado del cabo de guardia y por un oficial que lo escoltaba en la recorrida y yo fui a mi ventana y les conté a todos los compañeros que quisieran oirme y después me dije Marcelo aguantate piola hacé de cuenta que este es otro día como cualquier otro y seguro que si algún guardia me observó por la mirilla pensó Todo normal y no pudo percibir que el corazón se me salía del pecho y menos pudo haberse dado cuenta que los párpados se me movían solos a una velocidad increíble de la ansiedad que tenía entonces me conseguí un diasepan y me calmé un poco y luego me puse a pintar una maternidad que tenía a medio hacer mientras me preguntaba cómo sería volver a ver a mis amigos y cómo sería sentarse con toda la familia alrededor de la mesa y ahora que lo pienso el sexo cómo sería y volvería a enamorarme alguna vez y en qué podría trabajar sin tener ningún oficio y quizás podría retomar a mis estudios y en lo político qué hacer y en eso estaba cuando las palomas se metieron por la ventana con su hambre a cuesta y con un desconcierto descomunal porque con las libertades anticipadas se les había achicado las fuentes de nutrición y yo francamente no daba a basto para satisfacer a tantas pero por suerte llegó la noche y recuerdo haber dormido de un tirón hasta el otro día cuando aún no sabía que ese domingo sería histórico pero bien me lo sospeché cuando fui a tender mi ropa a una de las celdas vacías de enfrente cosa de agarrar sol pero sobre todo para poder mirar hacia la ruta 1 y cuál no fue mi sorpresa al distinguir las primeras banderas rojas y azules y blancas allá a los lejos y me acuerdo que las lágrimas me impidieron ver más detalles aunque en el recreo poco después intercambiamos comentarios y tratamos de hablar entre muchos para acostumbrarnos a mantener una conversación más extensa que los cuarenta y cinco minutos que estábamos habituados y ya en la tarde comenzó la liberación para decenas y decenas de presos y me acuerdo que cuando fui a juntar la ropa al fin de la jornada vi el conglomerado de gente y más gente y de vehículos instalados en la carretera y las banderas se habían reproducidos como hongos y me dio mucha pena que por tres años y poco mi padre se hubiera perdido esta fiesta y aún hoy recuerdo el jolgorio que vivíamos porque además los viejos compañeros que pasaron tan jodidos como rehenes en los cuarteles allí estaban a escasos metros en el primer piso tirando saludos y señas de bigote para arriba e incluso creo que ese día se fueron en libertad el Pepe y el Tambero y a la noche percibí que la cárcel como en sus comienzos había recuperado los ecos propios de una mole casi vacía porque habían desaparecido los ruidos del quinto piso y los del cuarto ya no los percibía y en el tercero no quedaba casi nadie entonces sentí la misma inseguridad del animal que queda rezagado de la manada el que se pone alerta por puro instinto pero preso viejo acostumbrado a la soledad no podía dejarme dominar por un miedo sin sentido Pensá me dije pensá en el privilegio que tenés por el sólo hecho de ser un sobreviviente y pensá que un día vas a poder contar que viste llenarse y viste vaciarse la cárcel más siniestra en la historia de tu país y no te olvides que se va a hacer realidad lo que tantas veces verbalizaron medio en joda y medio en serio cuando en voz alta sostenían que íban a ser los últimos que saldrían en libertad porque alguien tenía que quedarse para apagar la luz. ¿Te acordás? Del Facebook de Marcelo Estefanell

Jorge Zabalza: “Es hora de producir símbolos de resistencia, después vendrán la acción ideológica y el sembrar semillas revolucionarias”

 Jorge Zabalza: “Es hora de producir símbolos de resistencia, después vendrán la acción ideológica y el sembrar semillas revolucionarias”



Por Carlos Aznárez

Resumen Latinoamericano
24 de febrero de 2021.
Jorge “Tambero” Zabalza sigue siendo una referencia a la hora de hablar de pensamiento crítico y de Revolución en el continente. Desde Santa Catalina, en su Uruguay natal, Zabalza sigue teniendo la misma fuerza ideológica como cuando se alzó en armas con los Tupamaros. Reconoce que algunos de sus compañeros cambiaron de montura y se dedicaron a administrar el capitalismo, como Pepe Mujica y otros, pero él sigue pensando en que la juventud tarde o temprano va a dar la sorpresa. Y por sobre todo, es un convencido que las grandes batallas se libran en las calles.
Con Zabalza hablamos del Uruguay actual, de la LUC, de la violencia policial y las rebeldías que como pequeñas lucecitas van prendiéndose aquí y allá.

-Nos interesa tu opinión sobre la LUC, la Ley de Urgente Consideración, que tanto está dando que hablar allí
-Surgió como un invento de la reforma naranja de 1967, amparó todo el proceso de autoritarismo y luego el golpe de Estado. Pacheco Areco se afirmó en algunos artículos que protegían acciones autoritarias del Poder Ejecutivo y uno de esos era la capacidad que se le otorgaba por la constitución al presidente de la República para presentar Leyes de Urgente Consideración (LUC)
-¿Esta ley qué implica, cómo se gestó? Supongo que en complicidad de unos y otros, no solo de los partidos Blanco y lox Colorados.
-No, por supuesto. No solo los Colorados y los blancos. En Uruguay gobierna una coalición de 5 partidos, el Partido Nacional (Blanco), acompañado de el Colorado, el Partido Independiente, otra fracción muy pequeña (Partido de la Gente) y el partido militar, encabezado por alguien que luce un apellido ilustre del fascismo uruguayo, Manini Ríos. Esta es la coalición que gobierna y proclama tener un discurso liberal, muy liberal, que apuesta a la libertad individual, pero más allá de todo eso, representa un proyecto antipopular. Proyecto que consiste en rebajar la masa salarial, reduciendo el poder adquisitivo del salario, para permitir la concentración mayor del capital y aumentar su rentabilidad. Es el proyecto que se viene dando en toda América Latina, Europa, China, en todos lados. Ahora se empezó a aplicar libremente a partir de las elecciones. Esta coalición, apuesta descaradamente al proyecto de la línea del acuerdo de Washington, que antes se proponía de manera más atenuada. En realidad, es el mismo proyecto neoliberal del Frente Amplio, que lo aplicó de manera más atenuada y más sensible hacia las organizaciones sociales. Pero en definitiva es el mismo proyecto.
-En ese sentido, lo que denuncia la Coordinadora contra Toda la LUC, esta ley acentúa la represión contra el movimiento popular.
-Lógico. En sus inicios, cuando (el presidente) Lacalle presentó la LUC en el Parlamento, el Frente Amplio la consideró una ley regresiva, retrógrada, proclive al autoritarismo, porque tiene más de 500 artículos, es una ley monstruo. Un portaaviones jurídico. El Frente pronto cambió su bancada parlamentaria y cambiaron de posición y entraron a considerar artículo por artículo y terminaron votando en contra en general cuando se presentó la ley, pero aprobando el 50% de los artículos. Así fue que aquello que era retrógrado, derivó finalmente que era mitad retrógrado y la otra mitad iba en dirección correcta. Entonces, esto implicaría que la coalición que nos gobierna presentó un 50% de la LUC que iba “en dirección correcta”, en dirección del pueblo.
La lucha es contra TODA la LUC
-¿Esto es lo que avaló el Frente Amplio?
-Así es, un disparate desde el punto de vista ideológico. En realidad, los parlamentarios tendrían que haberse levantado de la sala y dejar que la coalición multirreaccionaria aprobara por sí sola una ley tan retrograda. No lo hicieron y entraron a cavilar en los pasillos y despachos parlamentarios y aprobaron el 50%. Así pusieron al movimiento social en un apriete. Al igual que en Argentina con el peronismo, aquí todas las organizaciones sociales, el cooperativismo de vivienda que acá es muy importante, el movimiento feminista, todos los movimientos populares de Uruguay, se consideran frenteamplistas declarados. Entonces, quedaron en una disyuntiva. Sus bases estaban contra la LUC, pero resulta que el Frente Amplio ya había votado la mitad de la LUC, esa ley retrógrada. Esto terminó, con la imposición por parte del Frente Amplio de solamente rechazar o hacer referéndum contra 135 artículos. Es decir, el núcleo que ellos consideraban retrógrado, ahora se reduce a menos de un tercio de la LUC. Eso despertó, en una cantidad de militantes sindicales y populares, un gran rechazo. Así surge la Coordinadora contra toda la LUC. No cuenta con los fondos que tiene la Central de Trabajadores (PIT-CNT) que dicen haber invertido medio millón de dólares en la campaña, mientras nosotros estamos remando con esfuerzo. Acá en el lejano oeste de Montevideo se ha formado una agrupación, un zonal que está activo y que entiende, que más que tratarse de una disputa jurídica contra la ley, lo importante es volver a agrupar, nuclear a los luchadores más combativos del movimiento social, de los sindicatos, los movimientos sociales, los feminismos, los de la vivienda, la lucha en defensa del medio ambiente, de los movimientos barriales. Empezar a renuclearnos porque nos tenemos que enfrentar a una serie de medidas muy reaccionarias que vienen en cadena.
-Describí esa medidas, o por lo menos las más graves.
-La primera de ellas es la reforma de la seguridad social que va a ser totalmente neolibeal y perjudica a todo el pueblo. El hecho es que hay una serie de artículos de la LUC que respaldan la acción policial, que amplían la defensa propia del policía, consideran que, en el ejercicio de su autoridad, cualquier cosa que vos le digas, si vos estas sentado en un estadio de fútbol y el tipo viene y te pide el documento y vos le digas “no, no tengo, porque vine a ver el futbol”, bueno ya eso es considerado un desacato, desacato verbal contra el ejercicio libre de la autoridad policial. Entonces, ese respaldo jurídico, más el respaldo político que tiene la policía para reprimir por parte del ministro del interior y por parte del presidente y de los medios de comunicación reaccionarios, eso hace que los policías actúen, sobre todo en los barrios, con desconsideración, con mucha violencia.
-Recientemente hubo represión en algunos barrios populares.
-Últimamente se vio esto en un asentamiento de Malvín Norte, en el cual procedieron a disparar con perdigones contra tres mujeres que terminaron heridas, una con “munición no letal”. Esto es un nuevo eufemismo. Munición no letal, como la flecha, si te agarraba bien, tal vez te lastimaba un poquito, pero te agarra mal, te mata. Mirá, ahora en Catalunya, dejaron ciega a una militante. Tenemos los ejemplos de Chile, esta munición no letal ha matado a varios. ¿qué estamos haciendo? Es una onda mundial que no trata de humanizar al capitalismo, sino humanizar la represión, al salvajismo del aparato represivo.
-A propósito de estas acciones represivas, a la de Malvin Norte se le agregó otra en Pan de Azúcar, donde la intervención policial contra la gente fue brutal.
-En Uruguay la ofensiva reaccionaria es importante, porque el presidente suspendió la libertad de reunión. Primero, por 60 días ahora 30 días más y esto se aceptó porque dicen que se suspende la libertad de reunión para evitar las multitudes que contagien de Covid. La pandemia es usada como respaldo ideológico de medidas muy autoritarias. La policía va y actúa. ¿Qué van a hacer los jóvenes en verano? No tiene donde ir, porque está todo cerrado, por la pandemia. Se reúnen, bailan y tocan música en la rambla de Santa Catalina, y no puedes dormir, pero que le vas a hacer. Eso lograron: la gente se siente culpable de festejar y divertirse, los jóvenes en particular. Además, el vecindario se siente obligado para prevenir y defender su salud, cuidar la medida sanitaria. Si no se cumple con ello, llaman a la policía. Denuncian cualquier aglomeración y ahí la policía viene y actúa. En general, no hubo problemas, pero en determinado lugar se encuentran con jóvenes que, frente al autoritarismo por parte del aparato policial, reaccionan violentamente, se defienden. Eso ocurrió en los años 60 y ahora también. Pasa en Uruguay, en Buenos Aires, en Mendoza, en Salta, en Chile, Bolivia, en Catalunya, en todos lados.
–Quería tu opinión sobre cómo ves esa rabia juvenil que empieza a recorrer todo el mundo, rabia juvenil que apunta fundamentalmente con diferentes excusas: en Catalunya por la detención de un rapero, en Chile por todo lo que ha hecho Piñera, pero pasa también en Perú. Rabia que apunta a tres elementos: 1) no creen más en las instituciones, 2) no creen más en los partidos políticos tradicionales, incluídos los partidos de izquierda, ¿cómo ves esto? Hay mucha gente en la calle movilizándose contra la represión, pero no hay un instrumento político, que no debería ser partido, pero sí una instancia organizativa que sirva para canalizar esa bronca y que no termine en una nueva frustración.
-Como en 2001 y 2002. Ahora se tienen nuevas formas de organización. En Chile, por ejemplo, con Asambleas populares. Estamos hablando los viejos, pero son muy parecidas a las de los años 60. Expresiones de autonomía organizada que tuvieron nuestros pueblos de Latinoamérica, en aquellos años. Hay expresiones en los cuales los partidos viejos de izquierda, reformistas, el partido socialista, el comunista, perdieron legitimidad frente a las masas y las masas empezaron a recorrer otros caminos. Acá se terminó la democracia burguesa, la democracia liberal ¿votar, para qué? ¿Para llevar a un Bolsonaro o un Macri en el mejor de los casos? O a un Alberto Fernández, que los lleva por el mismo camino que Macri, pero de manera más edulcorada, más sensible para algunos problemas, pero que en definitiva termina teniendo un vacunatorio VIP, escondido en el Ministerio de Salud Pública. Acá pasa lo mismo: el Frente Amplio va perdiendo autoridad como en Chile le pasó a la Concertación Nacional, como perdió fuerza el Partido de Trabajadores (PT) en Brasil. Quién sabe si el PT podrá recuperar el prestigio que tenía sobre las masas. La gente está muy disconforme y ya no cree en las instituciones liberales. Que no le vengan con el cuento de los tres poderes del Estado, hay un solo poder y es el de la clase dominante, es el del capital. Se puede ejercer de una forma más descarada ese poder cuando está la derecha, cuando hay un Bolsonaro. O con moldes mejores, con discursos suaves y convincentes, como pasó con Tabaré Vázquez, Pepe Mujica o ahora con Alberto Fernández. No hace lo mismo Piñera, que es la continuidad de Bachelet, Bachelet vino precedida por Ricardo Lagos, y a Lagos lo antecedió Pinochet. En definitiva, están gobernados dentro de la misma Constitución, se amparan en las mismas leyes de la dictadura. La democracia burguesa va perdiendo arraigo y credibilidad, la gente se va dando cuenta y dicen “que me importan estos tipos”, y votan cualquier cosa. En conclusión: se pierde interés, se termina la expectativa de que los caminos de la democracia representativa liberal van a resolver algo los problemas más graves que tiene la gente. Puede haber alivio, claro, pero al poco tiempo viene el cimbronazo.
Entonces, en Uruguay la masa salarial ha disminuido, el poder adquisitivo de los trabajadores, de los jubilados, está reducido. Eso lleva a una descomposición social.
En todo esto hay también una responsabilidad nuestra. ¿Qué hemos hecho aquellos que tenemos la intención de la transformación revolucionaria? ¿Cómo hemos perdido predicamento entre la juventud y la masa vulnerada, las villas miseria, los asentamientos? Somos responsables de no haber sabido promover, instituir, un germen de poder popular.
-Es verdad, pero también cuenta que hemos tenido muchos palos en la rueda desde nuestro propio campo para hacer eso. Muchos colchoneros, muchos compañeros que prefieren construir la política del colchón que amortigua la posibilidad de mayores rebeldías. Y además la responsabilidad de cierta dirigencia de izquierda y del campo popular, que prefiere acomodarse en las cómodas sillas y sueldos del Parlamento y no ir a la calle a dar la pelea. La pandemia les vino bien para estas “iniciativas”.
-Acá les decimos “bomberos”. La izquierda ha llevado a la gente al parlamento a la gestión administrativa del estado. A partir de la presidencia de Tabaré y Pepe Mujica, el problema es cómo administrar el Estado, o sea, el capitalismo. En la película que Kusturika le hace al Pepe, que entre paréntesis está bastante mamado cuando dice: “sí, yo en algún momento fui revolucionario, pero ahora administro al capital”. Administran lo que les dejan administrar, y se conforman con eso, creen que toda la política es un discurso. Hacer política es hacer discurso de parlamento y negociar en parlamento y andar por los pasillos, negociar y sentarse en los despachos de los reaccionarios para negociar. Quién puede dudar en este mundo sobre quién decide qué, cómo, cuándo, dónde se produce, qué productos van a haber, qué recursos propiedad de los pueblos se van a extraer, ¿quiénes deciden? Eso lo deciden los grandes capitales, y ¿qué hacen nuestros presidentes, nuestros parlamentarios? Son meros mayordomos, son capataces de eso grandes capitales.
La política, entonces, se reduce a lo que decide Soros o Bill Gates. Esas grandes decisiones sobre la marcha del mundo luego las van ejecutando los distintos servidores que tienen. Entonces, después no se quejen de que la gente se cansa y salen a la calle, como salen en Perú y Colombia. ¡Hay que salir en Colombia con un sistema tan represivo!, y salen. ¡Hay que salir en Honduras o Guatemala. ¡Hay que salir a hacer marchas hacia los Estados Unidos desde Centroamérica, detrás de la panacea y la fantasía de que vamos a ir a ganar un peso allá! La gente está desesperada y eso da en cierta forma un clima de los años 68 y 69. Por un lado los gobiernos más autoritarios ya no necesitan dar golpes de estado, les alcanza con manejar el poder judicial y el palacio legislativo.
-Por un lado vemos la desesperación de la gente que busca un canal casi lindante con el anarquismo, expresiones de bronca sin partidos y sin instrumento político, pero bronca lógica al fin, y por otro lado, la extrema derecha que aparece no solo en Europa sino en América Latina. Allí está Manini Rios, en Argentina, Patricia Bullrich, Brasil tiene a Bolsonaro. Por ahí viene una disputa y creo que muchos y muchas jóvenes no están mirándose el ombligo. Valoro mucho que en medio de todo esto, tenga vigencia un discurso como el de Pablo Hasél, un compañero que viene lidiando con la canción, con el rap, contando verdades y dando propuestas de autodefensa o de solidaridad internacionalista, bajando línea anticapitalista con la canción, produciendo un fenómeno movilizatorio como el actual. No solo en Catalunya se habla de él como un símbolo. Tal vez la izquierda tradicional no lo ve, pero nosotros tenemos que poner el ojo en este tipo de cosas.
-Si creo que es hora de producir símbolos, símbolos de resistencia, después vendrá la acción ideológica y el sembrar semillas, revolucionarias. Pero los símbolos principales son la resistencia y la lucha, frente al autoritarismo, frente al poder represivo que tienen nuestros enemigos, nosotros no nos achicamos. Es decir, seguimos creyendo. Frente a la campaña ideológica del “quedate en casa para no contagiarte”, vamos a buscar formas de movilización que nos permitan rechazar esa cortina de humo que nos imponen desde el poder. La pandemia ha sido aprovechada ideológicamente por los más reaccionarios y la vamos a aprovechar nosotros también para movilizar. Cada vez que nos juntemos, respetemos el hecho del barbijo, el aire libre. Este 8 de marzo, las mujeres, el movimiento feminista, considero que debe salir a la calle, que no debe replegarse, sino que deben ganar las calles, organizadas, respetando reglas sanitarias, no por temores, sino para que la gente se sienta respetada en sus miedos, y poder vencerlos. Pero no por eso dejar de salir a la calle.
-Gracias Tambero, un gustazo escucharte.
-Nos seguiremos viendo, siempre en la misma.